Noticias recientes

¿De qué forma afecta el estrés a la piel?

By Doctor Javier Subiza on 01/04/2020

La mayoría de las personas experimentan cierto grado de estrés como parte de su vida diaria. El desarrollo de erupciones en la piel es un síntoma físico bastante frecuente del estrés, que puede ocurrir en cualquier persona.

alergia piel

¿De que forma afecta el estrés a la piel?

* Efectos del estrés en la piel.

* Cuando buscar ayuda

* Tratamiento

* Prevención

La mayoría de las personas experimentan cierto grado de estrés como parte de su vida diaria. El desarrollo de erupciones en la piel es un síntoma físico bastante frecuente del estrés, que puede ocurrir en cualquier persona.

En forma aislada, las formas leves de estrés tienen poco impacto en la salud. Por el contrario la exposición frecuente o crónica al estrés pueden desencadenar muchos efectos secundarios adversos.

En este artículo, discutimos las causas de las erupciones cutáneas por estrés, también exploramos cómo se identifican, tratan y previenen.

Efectos del estrés en la piel.

Aunque el estrés emocional a menudo se le considera sólo psicológico, la realidad es que con frecuencia se manifiesta también con enfermedades físicas, afectando a diferentes tejidos, órganos y aparatos de nuestro cuerpo.

Uno de los lugares donde el estrés puede tener un gran impacto es en la piel de una persona.

El estrés puede afectar la piel de varias maneras.

Desencadenando o agudizando la urticaria

Las urticaria son manchas rojas, elevadas o ronchas, muy variables en forma y tamaño y pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, las áreas afectadas por la urticaria presentan picor y en algunos casos causan una sensación de hormigueo o ardor cuando se tocan.

Estas ronchas pueden ocurrir debido a una variedad de causas diferentes, como:

* exposición al frío o al calor

* infección

* ciertos medicamentos, incluidos los antibióticos, antiinflamatorios tipo ibuprofeno aspirina.

Una de las causas mas frecuentes de urticaria aguda es la exposición a alérgenos que ingresan dentro del cuerpo, ya sean al comerlos, al respirarlos, al ser inyectado (picadura o inyección) o simplemente por el contacto con la piel. Por ejemplo, un individuo con rinoconjuntivitis polínica puede desarrollar urticaria como resultado de la exposición al polen, especialmente cuando la piel está sudada, ya que de esa manera las proteínas alergénicas que se encuentran en su interior, salen por difusión del interior del grano de polen, poniéndose en contacto con células presentes en la piel, que son capaces de liberal mediadores inflamatorios como la histamina, a través de una respuesta mediada por anticuerpos IgE.

También es posible que el estrés emocional desencadene un brote de urticaria, a través de cambios hormonales o químicos que ocurren en respuesta al estrés.

Existen algunos tipos de alergias alimentarias, que solo se manifiestan si la ingestión del alimento alergénico se acompaña de uno o varios de estos cofactores: ejercicio en las cuatro horas siguientes, ibuprofeno aspirina o antiinflamatorios similares, bebidas alcohólicas y por supuesto también el estrés.

Estos cambios pueden provocar que los vasos sanguíneos se dilaten y “goteen” (mayor permeabilidad capilar) causando ronchas con un halo rojizo por todo el cuerpo, o bien edemas asimétricos en la piel, en este caso sobre todo en aquellas zonas de la piel más laxas, como por ejemplo en los párpados o los labios.

El estrés también puede empeorar las afecciones cutáneas existentes.

El estrés puede evitar que enfermedades cutáneas crónicas se controlen adecuadamente, por ejemplo, el estrés puede empeorar además de la urticaria, afecciones de la piel conocidas como psoriasis, eczema o dermatis atópica.

¿Cuándo buscar ayuda?

Las urticarias pueden considerarse agudas si desaparecen en menos de 6 semanas. Si persisten por más tiempo, se consideran crónicas, en ese caso siempre deben ser vistas por su alergólogo.

Por el contrario las agudas, en muchos casos suele ser un problema menor que muchas veces no requiere el estudio del especialista, a no ser que puedan haber sido provocadas por algún alérgeno (alimento, picadura, medicamento) en ese caso es muy importante que sean vistas por el alergólogo, ya que la siguiente reacción podría potencialmente ser mucho más grave (ver anafilaxia).

Experimentar un brote de urticaria puede ser incómodo, independientemente de cuándo desaparezca. En tales casos, un individuo debe buscar tratamiento para aliviar la irritación causada por la urticaria.

Particularmente, una erupción puede causar sentimientos de infelicidad, esto puede amplificar el estrés de un individuo y empeorar aún más la erupción.

La erupción a veces puede ir acompañada de:

* descamación de la piel o ampollas

* fiebre

* dolor

Si es así, podría indicar una afección mas grave, y se debe consultar al médico de inmediato.

Tratamiento

El tratamiento para una erupción por estrés se puede hacer usando un antihistamínicos de venta libre, aunque la automedicación no es aconsejable, ya que existen antihistamínicos que producen efectos secundarios importantes, tales como la sedación, mareos o que presentan contraindicaciones con enfermedades preexistente como podría ser el glaucoma, la retención urinaria (consultar siempre con el médico).

Alternativamente puede enfriar la piel, ello puede aliviar la picazón, lo puedo lograr tomando un baño frío o usando una compresa fría.

En casos más graves, un médico puede recetar un curso corto de:

* antihistamínicos más fuertes

* esteroides sistémicos

Si las erupciones continúan, su médico le puede derivar a un alergólogo quien continuará recetando medicamentos mientras trata de identificar los desencadenantes de la urticaria.

Algunas personas también pueden encontrar que sus erupciones están relacionadas con el desarrollo de otras afecciones, como el angioedema o la Anafilaxia. Esto afectará la forma en que se tratan las erupciones, de acuerdo con la naturaleza de la complicación.

Causas alternativas

Tal vez una erupción es el resultado de un factor diferente al estrés, como:

* Sarpullido por calor: la exposición a un clima cálido puede causar sarpullidos por calor (ver Urticaria colinérgica)

* Eccema: esta condición crónica puede ocurrir a cualquier edad. Se caracteriza por pequeñas protuberancias en la piel que pueden extenderse para formar parches rojos densos, conocidos como placas (ver dermatitis atópica).

* Dermatitis de contacto: Esto es causado por un alérgeno que puede estar presente en la bisutería, productos del tocador, casa o trabajo, que entran en contacto con la piel (ver dermatitis por contacto).

* Pitiriasis rosada: esta es una afección cutánea común caracterizada por una gran erupción a menudo rodeada de pequeñas protuberancias o erupciones.

* Rosácea: las erupciones debidas a la rosácea a menudo (pero no siempre) aparecen en la cara y pueden persistir durante semanas o meses. No existe cura para esta afección y las erupciones pueden reaparecer a pesar del tratamiento (en caso de rosácea debe ser visto por un dermatólogo).

Prevención

Es común experimentar estrés y más aún durante la pandemia del coronavirus. La mejor manera de prevenir las erupciones por estrés es reducir la exposición al estrés. Lamentablemente, esto no siempre es posible.

Ciertos factores estresantes, que causan el estrés, pueden ser inevitables. Estos incluyen situaciones o relaciones laborales difíciles. Sin embargo, es posible hacer cosas que ayuden a la capacidad de una persona a lidiar con el estrés.

Un enfoque es trabajar con factores que cambien su estilo de vida para de esa forma minimizar el impacto del estrés:

* realizando ejercicio de forma regular.

* siguiendo una dieta saludable y equilibrada.

El estrés también puede abordarse mediante técnicas de terapia o relajación, que se sabe que son útiles. Una de esas técnicas es la meditación de atención plena.

Eliminar o reducir el impacto del estrés puede ser una tarea difícil. Las estrategias más efectivas variarán dependiendo de la naturaleza del factor estresante y del individuo.

*Artículo recomendado: Urticaria colinérgica

VEN A CONOCERNOS
Clínica Subiza

info@clinicasubiza.com

91 561 55 94

C/ General Pardiñas, 116 Madrid


Search in Todos Title Contents
2022 jul.  5  1
2022 feb.  32  1
2021 nov.  265  4
2021 oct.  174  2
2021 sep.  5532  6
2021 ago.  107  3
2021 jul.  30  1
2021 jun.  104  4
2021 may.  98  2
2021 abr.  260  1
2021 mar.  83  3
2021 feb.  9  1
2021 ene.  123  2
2020 dic.  505  3
2020 nov.  919  11
2020 oct.  2105  11
2020 sep.  1029  5
2020 jul.  16  3
2020 jun.  422  6
2020 may.  49  5
2020 abr.  1  1
2020 mar.  21  5
2020 ene.  6  3
2019 dic.  125  8
2019 nov.  0  2
2019 oct.  26  2
2019 sep.  0  1
2019 ago.  33  1
2019 jul.  9  3
2019 jun.  88  5
2019 may.  0  2
2019 abr.  5  2
2019 mar.  27  7
2019 feb.  4  8
2019 ene.  1  5
2018 sep.  0  2
2018 jun.  0  1
2018 abr.  0  1
2018 mar.  0  1
2018 ene.  0  1
2017 oct.  0  1
2017 sep.  1  1
2017 jun.  7  2
2017 may.  0  1
2017 abr.  0  1
2017 mar.  1  4
2017 feb.  0  1
2017 ene.  0  2
2016 dic.  0  1
2016 oct.  0  1
2016 jun.  0  2
2016 may.  0  3
2016 abr.  3  1
2016 mar.  1  1
2016 ene.  0  3
2015 nov.  5  1
2015 oct.  5  1
2015 sep.  0  1
2015 jul.  0  1
2015 may.  7  2
2015 abr.  0  3
2015 mar.  6  4
2015 feb.  0  3
2014 dic.  0  1
2014 nov.  1  3
2014 oct.  0  1
2014 ago.  0  1
2014 jun.  0  2
2014 may.  0  2
2014 ene.  0  2
2013 nov.  0  2
2013 jun.  5  1
2013 may.  0  1
2013 abr.  0  1
2013 ene.  3  2
2012 oct.  0  2
2012 jun.  1  2
2012 may.  0  2
2012 abr.  0  1
2012 mar.  0  1
2012 feb.  0  2
2011 nov.  0  1
2011 oct.  0  1
2011 sep.  0  1
2011 jul.  0  1
2011 jun.  0  1
2011 abr.  3  2
2011 mar.  0  1
2011 feb.  0  1
2011 ene.  0  2
2010 oct.  0  1
2010 sep.  1  1
2010 abr.  0  1